Aprende sobre el cáncer de estómago

¿Qué es el cáncer de estómago?

Esta enfermedad, también conocida como cáncer gástrico, consiste en la formación de células cancerosas en las paredes del estómago. El tumor puede crecer y diseminarse por otras partes del cuerpo.

La mayoría de los casos de cáncer de estómago son conocidos como adenocarcinomas, lo que indica que el cáncer se inició en el tejido glandular del interior del estómago. Existen otros tipos de tumores de estómago, como el linfoma, el sarcoma gástrico o los tumores carcinoides, pero estos son menos comunes.

¿Cuáles son los síntomas del cáncer de estómago?

Este tipo de cáncer suele tardar en presentar síntomas. Así mismo, estos síntomas no indican que la persona padezca la enfermedad, por lo que siempre hay que obtener un diagnóstico médico.

Algunos de los principales síntomas  del cáncer de estómago son:

  • Indigestión o acidez
  • Náuseas y vómitos
  • Dolor en el abdomen
  • Heces oscuras
  • Afectaciones al tránsito intestinal
  • Hinchazón en el estómago tras comer
  • Sensación de pérdida de apetito
  • Cansancio y fatiga
  • Pérdida de peso sin motivo aparente

Causas y factores de riesgo del cáncer de estómago

Los factores de riesgo en el caso del cáncer de estómago, son los siguientes:

  • Edad: la enfermedad se da con mayor frecuencia en personas mayores de 55 años, siendo la edad mayoritaria de diagnóstico entre los 60 y los 70 años.
  • Sexo: los hombres tienen el doble de probabilidades que las mujeres de desarrollar esta enfermedad.
  • Antecedentes familiares: si familiares de primer grado (padres o hermanos) han padecido cáncer de estómago, la persona corre más riesgo de contraerlo.
  • Bacterias: la bacteria común helicobacter pylori, que causa úlceras e inflamación en el estómago, también se considera uno de los principales factores de riesgo de este tipo de cáncer.
  • Etnia: las personas de etnia negra, hispana o asiática tienen más probabilidades de desarrollarlo.
  • Alimentación: una alimentación alta en sal o alimentos en conserva también puede aumentar el riesgo.
  • Exposición al tabaco y el alcohol.
  • Obesidad: un peso excesivo también aumenta las probabilidades de padecer cáncer de estómago.

¿Cómo se diagnostica el cáncer de estómago?

Ante la aparición de estos síntomas, tras descartar otras afectaciones, es probable que el equipo médico realice alguna de las siguientes pruebas  para determinar si existe o no un diagnóstico de cáncer de estómago:

  • Biopsia: consiste en extirpar una pequeña cantidad de tejido del estómago para analizarla. Esta prueba permite un diagnóstico definitivo.
  • Endoscopia: permite observar mediante un endoscopio el interior del órgano, con el paciente sedado. Durante el estudio, el médico puede obtener una muestra de tejido.
  • Ultrasonido endoscópico: la prueba, similar a la endoscopia, se diferencia porque el instrumento utilizado tiene un aparato de ultrasonido, lo que permite obtener una imagen de la pared del estómago y de los órganos circundantes
  • TAC: la tomografía computarizada permite confirmar la localización del tumor y valorar la afectación de los ganglios y/o de los órganos vecinos.
  • Resonancia magnética: esta prueba, similar al TAC, permite obtener mediante campos magnéticos imágenes detalladas de los tejidos blandos y su afectación por el cáncer de estómago.
  • Laparoscopia: esta prueba se realiza en quirófano y bajo anestesia. Consiste en introducir una cámara en el abdomen para valorar la extensión de la enfermedad y determinar si puede ser extirpado el tumor completamente a través de cirugía.

¿Cómo se trata el cáncer de estómago?

Los principales tratamientos para este tipo de cáncer incluyen diferentes opciones, en muchos casos se combinan:

  • Cirugía: consiste en extirpar una parte del estómago (gastrectomía subtotal) o todo el órgano, en el caso de que la enfermedad se haya extendido mucho (gastrectomía total). y los ganglios linfáticos cercanos. En caso de que el cáncer de estómago se haya extendido, convirtiéndose en carcinomatosis peritoneal, la cirugía citorreductora se puede combinar con la aplicación de quimioterapia intraoperatoria a 42 grados en el interior del abdomen, técnica conocida como HIPEC.
  • Quimioterapia: consiste en usar fármacos que destruyan las células tumorales e impidan su multiplicación.
  • Radioterapia: consiste en la utilización de rayos X de alta energía para destruir las células tumorales.
  • Quimiorradiación: que combina quimioterapia con radioterapia para aumentar los efectos de ambas.
  • Terapia dirigida: como pueden ser los anticuerpos monoclonales, consiste en el uso de medicamentos para atacar las células cancerosas de manera selectiva.

Si a usted o a algún familiar le han detectado cáncer de estómago, es básico contar con un diagnóstico médico experto, que le informen sobre su estado y opciones de tratamiento. ¿Sabía que la primera cirugía representa hasta el 90% del éxito del tratamiento? Puede informarse aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Banner título

    Somos especialistas en cáncer de origen digestivo, ginecológico, de mama y carcinomatosis peritoneal

    Sobre nosotros